jueves, 12 de septiembre de 2019

VALL DE BOÍ Y VALL D'ARAN EN AUTOCARAVANA

Estas vacaciones aprovechamos unos días de agosto para escaparnos un poco de la calor y fuimos a la Vall de Boí y la Vall d'Aran con nuestra autocaravana. En la Vall d'Aran habíamos estado varias veces, pero sin la autocaravana; así pues, esta vez no nos centramos tanto en descubrir sus rincones más imperdibles. Nuestra idea para estos días era disfrutar de la montaña, la naturaleza y la calma con nuestra pequeña. 

Día 1: Sant Llorenç Savall- Barruera
04/08/19
Salimos de casa con calma por la mañana, paramos a desayunar y más adelante a comer, y paramos algunas veces más a descansar, que Astrid corra un poco y también a limpiar algún vomitado... (es lo que tiene viajar con niños). Nos adentramos en la Vall de Boí y paramos en Barruera. Justo llegando al pueblo hay una área de AC con todos los servicios, gratuita, junto al río y al campo de fútbol y con mesas y barbacoas al lado (N 42º30'04", E 0º47'46"). La área está muy llena y preferimos dormir antes de llegar a esta, paralelos al río, donde hay otras AC y furgos. Es un lugar idílico.

Junto al río en Barruera
Río Noguera de Tor, Barruera

Paseando junto al río llegamos en un momento al pequeño núcleo urbano y paseamos entre sus casas empedradas. De vuelta pasamos por la iglesia románica; la Vall de Boí se conoce por su arte románico y si os interesa venden un bono por 10€ que te permite visitar todas las iglesias de la zona y el Centre Romànic de la Vall de Boí.
Barruera

De paseo por Barruera

Sant Feliu de Barruera
Paramos un buen rato en el parque y de vuelta a la AC, a cenar y a dormir con el murmullo del río.

Día 2: Barruera - Caldes de Boí - Taüll - Barruera
05/08/19
Despertarse y desayunar en un entorno así es una maravilla, es uno de los placeres que nos permite el viajar en autocaravana. Después de este despertar con calma rodeados de tranquilidad y de pasar un rato jugando en el río, ponemos rumbo a Caldes de Boí.
Vistas desde la AC, Barruera (la área de AC está al fondo a la izquierda del camino, antes de llegar al pueblo)
Mi terraza con vistas al río
Río Noguera de Tor, Barruera
En Caldes de Boí aparcamos al final de todo, más adelante no se puede continuar con vehículos grandes (es una pista que conduce a una presa y que se adentra más en el Parc Nacional d'Aigüestortes i Estany de Sant Maurici). Caldes de Boí es un centro de aguas termales con un par de hoteles, nosotros paseamos por los jardines del centro termal y empezamos el Camí de l'Aigua, que llega hasta el Pont de Suert (27km). Hacemos un trocito corto, descubriendo varias fuentes con diferentes temperaturas, propiedades e incluso olores, muy interesante. Luego el camino va descendiendo paralelo al río.
Jardines de las termas de Caldes de Boí

Una de las fuentes en los jardines de las termas, Caldes de Boí

Camí de l'aigua

Viendo que se nos hace la hora de comer y que de vuelta es prácticamente todo subida, deshacemos el camino hasta llegar a la autocaravana. Con la calor que hace dentro y estando en un aparcamiento rodeados de vehículos sin poder sacar sillas ni mesa, nos dirigimos a Taüll para poder comer más tranquilos y un poco más frescos. Llegamos a Taüll, aparcamos al lado de la iglesia y encontramos un poco de sombrita para poder comer. Paseamos por Taüll y admiramos el campanario de la iglesia románica (entrar cuesta 5€ por persona, en unas horas determinadas hacen recreación vídeo mapping de las pinturas); subimos hasta la parte alta del pueblo y nos comemos unos helados ecológicos muy ricos. 

Párquing en Taüll

Sant Climent de Taüll

Sant Climent de Taüll

Sant Climent de Taüll
De vuelta a la autocaravana decidimos descender hasta Barruera y volver a dormir junto al río, ya que nos encanta ese lugar. Aprovechamos también para cenar en l'Era, un restaurante de hamburguesas y carne ecológica en Barruera, muy recomendable. 

Día 3: Barruera - Bossòst
06/08/2019
Nos despertamos y desayunamos en este lugar tan bonito y tranquilo.
Vistas desde la AC
Finalmente arrancamos y ponemos rumbo a la Vall d'Aran. Nuestra primera es en Les, un parquing  junto al río dónde podemos estacionar bien la autocaravana y también se puede pernoctar (N 42º48'40", E 0º42'39"); comemos en las mesas de pícnic (aunque alrededor de las mesas está el suelo lleno de basura, una pena que haya gente poco cívica e inconsciente). Paseamos por el pequeño pueblo y vemos en la plaza de la iglesia el tronco (er Haro) que plantan el 29 de junio (Sant Pere) y que en San Juan del año siguiente será quemado.
Les
Volvemos hacia atrás hasta Vielha para  comprar y vaciar/llenar la AC en la área Camper Park Val d'Aran (nos cuesta 3€, 24 horas en la área son 13€ N 42º42'45", E 0º47'50")Miramos algunas rutas para hacer al día siguiente y pensamos en ir a Artiga de Lin y Uelhs deth Joeu; en los meses de verano el acceso por la pista hasta allí está cortado y se debe hacer con un tren turístico (unos 2€ por persona), según la información que encontramos el tren sale desde un aparcamiento junto a una ermita que hay pasado el pueblo de Es Bòrdes. Así pues nos dirigimos a Es Bòrdes con la intención de dormir allí en el párquing (habíamos leído que, aunque es pequeño, duermen furgos y autocaravanas), pero al llegar es un párquing muy pequeño y todo ocupado. Ni nos planteamos seguir el camino hacia la ermita ya que, en general, en la Vall d'Aran está prohibido pernoctar en muchos lugares, ya que en núcleos urbanos como Vielha o fuera de ellos (en la mayoría de párquings desde dónde salen rutas está prohibido pernoctar). No os podemos decir si la pista es adecuada para autocaravanas, aunque lo que sí es seguro que se debe ir o muy pronto o muy tarde, para evitar la cantidad de vehículos que van y vienen. Nos ha fallado el plan, debemos buscar una alternativa y no es fácil yendo con autocaravana grande y teniendo prohibido pernoctar en muchos lugares, por lo que finalmente terminamos en Bossòst, justo en la entrada del pueblo hay un párquing junto a la rotonda en el cuál hay varias autocaravanas, furgos y camiones. 

Día 4: Bossòst - Pla de Beret
07/08/2019
Cogemos las bicis para hacer alguna ruta, nos metemos por un camino que sale desde la rotonda, al final del párquing dónde hemos dormido. Este camino va paralelo a la carretera hasta llevarnos al otro lado del río, llegando otra vez a Bossòst.
Cruzando el río Garona, paseo en bici
Pasamos el pueblo y vamos siguiendo el camino, hasta llegar a un punto dónde el camino se estrecha, hay muchas piedras y la peque se duerme. Así que paramos y cuando se despierta decidimos dar la vuelta, ya que no vemos el camino muy adecuado llevando a la peque detrás (se puede hacer, es tipo trialera).
Bossòst
De vuelta nos encontramos el párquing repleto de coches y nos han aparcado justo de manera que no podemos quitar los calzos para salir y no nos gustaría quedarnos aquí a comer. Por suerte, justo cuando acabamos de guardar las bicis llegan los propietarios del coche y podemos salir. Vamos hacia Vielha para  comer, aparcamos saliendo de Vielha, ya en Betren justo al lado de una rotonda hay un párquing de tierra dónde hay otras autocaravanas (creemos que aquí se puede pernoctar, ya que está prohibido en Vielha y esto ya es otro municipio, aunque no estamos seguros al 100%). Comemos de menú en Vielha y damos una vuelta. Nuestra siguiente parada es el Pla de Beret, párquing a pie de pistas de esquí y lugar dónde sí se puede pernoctar sin problemas (en invierno también). Subiendo las vistas son increíbles, además de encontrarnos con un grupo de vacas que invaden toda la carretera y nos toca ir un tramo detrás de ellas a su ritmo.
Vistas subiendo al Pla de Beret

Vacas, subiendo al Pla de Beret

De camino al Pla de Beret
Antes de llegar al Pla de Beret vemos una fuente, paramos a llenar las botellas de agua y nos encontramos con la sorpresa de ver dos ranas bajo la fuente. 
Rana bajo la fuente

Otra rana
El párquing del Pla de Beret es muy grande y hay varias autocaravanas y furgos al fondo, aquí sí que dormiremos bien, ¡y bien fresquitos también!

Día 5: Pla de Beret
08/08/2019
Estos despertares no tienen precio, rodeados de montañas y con el ruido de los cencerros de las vacas y caballos.
Vistas desde el Pla de Beret

Despertares en el Pla de Beret

Pla de Beret

Las vacas invaden el párquing

Párquing Pla de Beret
Preparamos nuestras bicis para hacer la ruta hasta Montgarri, son unos 12km ir y volver (nosotros hacemos la ida y vuelta por el mismo camino, se puede ir o volver por la pista a través de la cual acceden los coches hasta Montgarri, pero lo descartamos ya que hay mucho tránsito y se levanta todo el polvo). De ida vamos muy bien, todo va siendo bajada, el entorno y las vistas preciosas. Al llegar paseamos alrededor del santuario y descansamos un rato junto al río y refrescándonos los pies con agua congelada. Si sigue el camino pasado el santuario se llega a lo que queda del antiguo pueblo. Y empieza la vuelta, una dura vuelta si no estás muy acostumbrado a este tipo de rutas, y más cargando el peso de llevar a la peque detrás y con la calor que hace. Pero finalmente llegamos y reponemos fuerzas con la comida. 
Empezando la ruta a Montgarri

Camino hacia Montgarri

Descansando a mitad de camino con vistas a Montgarri al fondo abajo

Santuario de Montgarri
Al llegar al Pla de Beret nos encontramos con mis padres, que han venido a pasar unos días en la Vall d'Aran y aprovecharemos para hacer cosas juntos. Después de comer nos damos un merecido descanso y paseamos entre las vacas y caballos.
Pla de Beret
Para acabar el día vamos a cenar a Salardú, dónde hay un párquing para autocaravanas gratuito (sin servicios N 42º42'19", E 0º54'13"), allí dejamos la autocaravana, aunque al llegar está todo muy lleno, además de decepcionarnos un poco ya que hay mucha runa y se ve todo muy dejado. Dejamos la autocaravana justo en la entrada del párquing en bajada y vamos a cenar a la pizzería La Estrellita, pizzas muy buenas. A la vuelta, ya que no nos gusta el párquing, decidimos volver al Pla de Beret y dormir allí mucho más a gusto.

Día 6: Pla de Beret - Viacamp
09/08/2019
Aprovechamos que mis padres llevan su coche para ir al Saut deth Pish (la pista para llegar es estrecha y hay bastante tránsito, además que es un tramo larguito, así que para autocaravanas grandes nosotros no lo recomendaríamos). El párquing está muy lleno de coche pero conseguimos aparcar; después de ver los dos saltos de agua espectaculares, decidimos hacer la ruta circular de unos 3km, pero llega un punto que decidimos retroceder ya que el camino va por la ladera de montaña siendo este muy estrecho y llevando a Astrid no nos apetece seguir.
Saut deth Pish
Una vez en el coche retrocedemos un poco y paramos a comer y jugar en una zona de pícnic junto al río.
Zona de pícnic cercana a Saut deth Pish
Seguimos hasta Vilac, un pequeño pueblo dónde Javi había pasado varios veranos de su infancia en la pensión Pedebaile, y dónde nos hemos alojado las veces que hemos estado por la Vall d'Aran. Hacemos una visita rápida a la familia que regenta la pensión y después ya nos despedimos de mis padres para así emprender el camino de vuelta a casa
Vilac

Vilac

Iglesia de Vilac

Vistas desde la iglesia de Vilac
Abandonamos el valle por el túnel y seguimos hasta llegar a Viacamp, allí pasamos la noche en la área de autocaravanas con todos los servicios (para llenado, vaciado y luz debes comprar un jeton en la máquina expendedora que hay en la oficina de turismo, justo al lado de la área, son 2€; N 42º08'08", E 0º37'08"). 
Área AC de Viacamp

Día 7: Viacamp -  Sant Llorenç Savall
10/08/2019
Después de desayunar seguimos nuestro camino hasta casa, terminando así esta escapada a la montaña.

Otros lugares para visitar en la Vall d'Aran son (hay muchos más): 
- Artíes, un pueblo precioso.
- Los lagos del Circ de Colomèrs: se puede llegar en autocaravana hasta Banhs de Tredòs (pista, evitar horas de más confluencia de vehículos). Desde el párquing salen taxis por unos 4€ por persona que te llevan al inicio de la ruta alrededor de los lagos, también puedes llegar andando desde el párquing por un sendero. 


jueves, 1 de agosto de 2019

VIAJAR EN AVIÓN CON BEBÉ

En noviembre del 2018 cogimos un avión de Barcelona a New York para visitar a nuestros amigos que viven allí. Astrid tenía 7 meses y medio y una de las preocupaciones era cómo llevaría el vuelo; aunque de entrada no nos preocupaba mucho, los miedos de los demás y los comentarios que te hacen cuando les cuentas que vas a coger un avión con el bebé, por mucho que no quieras acaban calando y te entran dudas. 

Minutos antes de embarcar

Así que a continuación dejamos algunos consejos que a nosotros nos fueron bien, esperamos que os sean útiles y os animéis a viajar con bebés y niños y poderles ofrecer una experiencia más:

- ¿Mejor llamar por teléfono para reservar? Esta era la primera duda que teníamos. Parece mentira pero cuando tienes un hijo todo lo que era sencillo antes y que ni te planteabas ahora se vuelve más difícil, pero no porque lo sea sino porque nuestros miedos y el instinto de proteger a tu cría lo hacen más difícil. Teníamos dudas sobre el asiento, qué cosas puedes llevar para el bebé... Pero entrando en las páginas web de las diferentes compañías tienes toda la información muy bien detallada. Así pues hicimos la reserva por Internet, a través del buscador Skyscanner, ya que te ofrece la posibilidad de buscar por mes completo y poder ver los días en que los vuelos son más baratos (en la casilla para marcar la fecha marcas "mes completo"). Eso sí, unos días antes de volar llamamos a la compañía para asegurarnos que podíamos llevar hasta la puerta de embarque nuestro carro y qué cosas podíamos subir al avión (volamos con American Airlines).

- ¿Cuna en el avión? La mayoría de compañías ofrecen cunas para bebés de menos de 11kg aproximadamente (depende de la compañía y del avión tiene cunas o no). Al llegar al check-in preguntamos por las cunas pero nos dijeron que ya estaban todas ocupadas y que en principio debes haber reservado los asientos en los cuales se pone la cuna. Pero el chico muy amablemente nos puso en una fila de 4 y como el avión no iba lleno anuló dos de los asientos para poder ir así más anchos con la niña. Para la vuelta fueron los propios azafatos quienes nos cambiaron los asientos (ya que no tuvimos tanta suerte en el check-in).


- ¿Asiento o no para el bebé? Los menores de 2 años no están obligados a ir en asiento, pueden ir en el regazo. Si coges asiento el billete lógicamente es más caro, y según la información de las compañías debes llevar sillita de coche para poder poner al bebé. Así pues, nosotros fuimos sin asiento, y como ya hemos comentado tuvimos suerte y preguntando amablemente nos acomodaron muy bien tanto para la ida como para la vuelta.

- ¿Es mejor viajar de noche? Antes de coger el vuelo leímos que era mejor viajar de noche porque así duermen y se les pasa más rápido, pero nos entraban dudas... ¿y si no duerme? ¿y el cambio horario, si duerme mucho luego qué? Y luego depende del presupuesto y los horarios disponibles (ya que no todos los vuelos y destinos pueden ser de noche o el precio quizás no se ajusta), así que coger un vuelo de noche es una cosa que no está al 100% bajo nuestro control. En nuestro caso, para ir el avión salía a media mañana, así que volamos de día, y para la vuelta salía por la tarde, llegando aquí a les 7h, así que volvimos de noche. No hubo mucha diferencia en las horas de sueño durante los dos vuelos. También recomiendan ir adaptando el horario para evitar efecto jet lag unos días antes, pero no siempre es posible. En nuestro caso Astrid se adaptó bastante bien a los horarios, creemos que lo llevó mucho mejor que nosotros.

- ¿Qué puedo embarcar? Depende de cada compañía, pero en general puedes llevar, además de tu propio equipaje de mano, un equipaje de mano para el bebé y lo que te haga falta para el bebé durante el vuelo (nosotros además llevábamos la mochila de porteo, el cambiador con pañales y toallitas y dos mochilas pequeñitas de bebé con juguetes, comida y ropa de recambio).

- ¿Qué tipo de carro? Teníamos la duda de si el carro debía de ser tipo paraguas o muy plegable, ya que no nos quedaba muy clara la información en la web (para aclararlo llamamos a la compañía). Llevábamos un Bugaboo Cameleon, que son bastante armatoste, y no tuvimos ningún problema para llevarlo hasta la puerta de embarque, donde ahí te lo cargan en la bodega (nos recomendaron unir las dos piezas del carro, así que un poco de cinta adhesiva y listo). Asegurarse que en el check-in ponen la etiqueta al carro.

- Llevar comida, agua y otros en el avión. No hay problema para llevar la comida y agua para el bebé, simplemente en el control de seguridad meten los botes y botellas en una máquina para comprobar que todo está correcto (nosotros llevábamos papillas caseras, un par de botellas pequeñas de agua, suero fisiológico en envases individuales, Apiretal). Para volver de NY tampoco tuvimos problemas.

- ¿Qué cosas nos fueron útiles llevar? Llevar algunos juguetes que le gusten mucho (y no hagan ruido para no molestar a los demás pasajeros), nosotros llevábamos un libro de tela nuevo, así por la novedad estuvo mucho rato entretenida y le encantó. Llevar una mantita, ropa cómoda y una muda de recambio (nosotros la sacamos de casa con el pijama puesto, ya que de la cama la pasamos al coche porque salimos pronto, y luego en el avión ya la vestimos), cambiador, pañales... Y cualquier otra cosa que creáis que va a necesitar.

- Evitar la presión en los oídos: para evitar que por el cambio de presión le duelan los oídos, es aconsejable que durante el despegue y el aterrizaje se le de el pecho, el chupete o el biberón, ya que estar succionando ayuda a evitarlo. El pediatra también me recomendó que antes de despegar le pusiéramos suero fisiológico en la nariz, para evitar que se reseque y porque al estar las fosas limpias es más difícil el dolor de oídos. 

- Embarque: hay compañías en las que las familias con niños pequeños tienen preferencia a la hora de embarque. En nuestro caso no era así, pero también preferimos ser de los últimos en embarcar ya que así estábamos menos tiempo dentro del avión y la verdad es que nos fue bien. 

Tuvimos unos vuelos muy agradables, la niña se portó como una campeona, estaba muy contenta, durmió varios ratos, comió bien... Todo muy bien, ¡así que os animamos a viajar con vuestros bebés!

Y si ya te has animado, mejor viajar con seguro, si clicas en la imagen tendrás un 5% de descuento.






viernes, 31 de mayo de 2019

LA PUGLIA EN AUTOCARAVANA



Ya estábamos en agosto de 2016 y no sabíamos qué hacer para vacaciones, ya que por cuestiones personales no pudimos tomar una decisión antes. Así que a última hora nos decantamos por ir con nuestra autocaravana a descubrir, durante dos semanas, una zona de Italia poco conocida en nuestro país: la región de la Puglia, situada al sur, en lo que vendría a ser el tacón de la bota; su capital es Bari.

Como ya es costumbre, estuvimos buscando blogs y relatos de viajeros que hablaran de esa zona, poca cosa encontramos, pero fue de gran ayuda. Así pues preparamos un poco los lugares que nos interesaban visitar, la ruta aproximada a seguir y algunas informaciones interesantes como posibles lugares dónde dormir o aparcar.

La idea que teníamos sobre este viaje era relax, gozar de las playas, tranquilidad y hacer alguna que otra visita más cultural. Al ser un lugar poco conocido aquí, esperábamos encontrarlo poco masificado, aunque al llegar allí fue todo lo contrario: es un destino de vacaciones para los italianos. Allí dónde fuéramos nos encontrábamos con gran cantidad de gente, bastantes carreteras con coches aparcados en el arcén y dejando poco espacio para circular con la autocaravana (zona de playas), dificultades para aparcar y pernoctar (y más teniendo en cuenta que es un lugar con restricciones para autocaravanas, en la mayoría de poblaciones no se puede pernoctar si no es en lugares destinados a ello, de pago y que suelen estar muy llenos). Y a todo esto súmale el mal estado en general de las carreteras de la zona sur de Italia, y la conducción un poco temeraria de los locales.

A pesar de ser un lugar bonito y con una interesante historia y cultura, para nosotros fue un viaje del cual no pudimos sacar todo el provecho que esperábamos, dejamos de visitar algunos lugares interesantes y pasamos algún momento de estrés, sufriendo por nuestra autocaravana (de 7,30m; seguro que con una más pequeña o con furgo no se lleva uno la percepción que nos llevamos nosotros). Por lo tanto, nuestra humilde recomendación desde nuestra experiencia es, si se puede, ir fuera de temporada alta, ya que es un lugar que merece mucho la pena; y, si vas en plena época estival, debes ir mentalizado que encontrarás mucha gente y por lo general costará encontrar sitio para dejar la AC, aunque se gana bastante si vas de un sitio a otro con la AC muy pronto por la mañana o ya tarde a la noche. Si vas sin autocaravana se puede llegar con avión y luego alquilar coche, o si te gusta mucho conducir puedes ir desde aquí con tu vehículo; para alojarse hay muchas opciones: camping, albergues, apartamentos, hoteles... 

Para visitar Italia solo necesitas llevar el DNI, y, en caso de conducir, el carnet y el seguro con la carta verde, además no te olvides la tarjeta sanitaria europea (trámite en la Seguridad Social). Si lo necesitas, siempre puedes contratar un seguro, dependiendo del tipo de viaje que realices (actividades y deportes de riesgo...).


Al final del relato encontraréis algunos consejos para visitar esta zona, basados en nuestra experiencia y según nuestro criterio.

Para más información dejo el enlace a la página oficial de turismo:



Día 1: Sant Llorenç Savall - La Motte (Francia)
14/08/2016
Una vez tenemos la autocaravana bien cargada y la compra hecha, ponemos rumbo a nuestro destino: la Puglia. Paramos a dormir en una área para autocaravanas en La Motte (Chemin des Correns, junto al club de tenis, N 43º29'19", E 6º32'32").

Día 2: La Motte - Rimini (Italia)
15/08/2016
Nos tomamos el día con calma, pasamos por Génova, Bolonia y finalmente paramos a dormir en Rimini. Pernoctamos en un aparcamiento mixto de pago, Park Settebello, es muy grande y tiene una zona para autocaravanas y servicios AC (N 44º03'35", E 12º34'36").  

Pernocta: 10€ (con servicios AC)

Día 3: Rimini - Peschici (Península Gargano)
16/08/2016
Seguimos el camino y nuestra primera parada será Peschici, en la península Gargano. Buscamos un lugar para dormir, debe ser en alguna de las áreas de pago, que están bastante llenas. Encontramos sitio en Sosta Camper 2 Palme (N 41º56'40", E 16º00'41"). Cruzando la carretera tenemos la playa, nos bañamos con las bonitas vistas del pueblo.

Peschici desde la playa
Playa de Peschici
Después de la ducha vamos a dar un paseo y a cenar, para llegar al centro andando es subida, pero se hace bien. El pueblo es muy bonito, todas las casas blancas, calles estrechas y la zona con más ambiente, restaurantes, tiendas...


Calle de Peschici (el tono verde es por la luz que había)

Pernocta: 18€ (con todos los servicios y luz)

Día 4: Peschici - Margherita di Savoia
17/08/2016
Nos disponemos a recorrer la Península del Gargano y parar en alguna playa, pero nos encontramos con muchos coches, carreteras estrechas y con coches aparcados a ambos lados dificultando mucho nuestro paso, playas a tope sin sitio donde aparcar. Así pues pasamos la península sin haber podido parar (a las afueras de Vieste teníamos apuntado un aparcamiento, pero estaba todo lleno, no sabemos si era de pago pero teniendo en cuenta como estaba todo seguro que algo habría que pagar; dejamos las coordenadas: N41º51'30" E16º10'26"). Seguimos paralelos a la costa y por la zona de Margherita di Savoia encontramos como una área de AC (sin servicios) en un solar entre la playa y la carretera. Pasamos una tranquila tarde de playa, y aunque no tiene nada de especial está prácticamente vacía y se está muy a gusto.

Pernocta: 10€ (sin servicios)

Día 5: Margherita di Savoia - Alberobello - Torre dell'Orso
18/08/2016
Nuestro primer destino de hoy es Trani, pero al llegar no encontramos sitio para aparcar la autocaravana (hay una área de AC pero es de pago, 17€ y por aparcar unas horas no nos vale la pena; coordenadas N41º16'56" E16º24'37"). Entre el no encontrar sitio, calles estrechas y mucha calor, decidimos seguir. Una idea que teníamos en un inicio era ir a Castel del Monte, un castillo con forma octogonal, pero hay que adentrarse al interior y ya un poco desanimados por no encontrar sitio en Trani decidimos seguir hasta Bari, la capital de la Puglia. Pero allí nos encontramos igual, no hay sitio para aparcar, y la área de AC es de pago (20€ la noche, coordenadas N41º05'43" E16º52'44"); aún así pensamos en parar y no perdernos esta ciudad, pero la carretera y varias calles de acceso están en obras y después de dar algunas vueltas para encontrar la entrada a la área y no tener éxito, nos damos media vuelta y seguimos nuestro camino, esta vez hacia Alberobello. Aquí hay también área de AC (18€/noche; coordenadas N40º46'58" E17º14'03") y un parquing de pago durante el día de 10€. Este último está lleno cuando llegamos y allá donde mires todo lleno. Un poco desanimados seguimos buscando y de repente vemos un par de autocaravanas al lado de una rotonda como en una calle sin asfaltar en una zona de fábricas y de nuevas viviendas, así que aunque debamos andar un ratito, aquí dejamos la AC. Viendo la hora que se nos ha hecho, comemos y seguidamente nos vamos a visitar este curioso pueblo, famoso por sus "trulli" (patrimonio de la UNESCO), construcciones rurales típicas de la Puglia, de piedra seca y tejados cónicos. Lo primero que nos encontramos es una pequeña plaza mirador con una vista magnífica al conjunto de "trulli".


"Trulli" desde el mirador
Paseamos entre estas construcciones, fijándonos también en los diferentes y misteriosos símbolos de los tejados.


Los "trulli" y sus símbolos

Por las calles de Alberobello

Vistas desde el mirador

Después de comer y del paseo, volvemos a la AC y, teniendo en cuenta el éxito que hemos tenido hoy y con ganas de playa, optamos por ir directamente a Torre dell'Orso (otras opciones eran Ostuni, Brindisi, playa de San Cataldo y Lecce). En Torre dell'Orso se puede dormir en un parking asfaltado gratuitamente (sin servicios), al menos en 2016 (coordenadas 40º16'31.3"N 18º25'25.6"E), también hay muchas zonas para aparcar en la carretera paralela a la playa (sin servicios, por 3€ o 5€), pero necesitamos llenar agua así que optamos por la área Camper Gran Pasha (se encuentra en la carretera de acceso al pueblo, coordenadas 40º16'34.5"N 18º24'18.1"E). La área está muy bien, es como un camping pequeño, y cuando ya estamos instalados pasa el panadero para preguntar si vamos a querer algo para el día siguiente por la mañana, y le encargamos una focaccia. Cenamos tranquilamente y a dormir. 


Pernocta: 17€ (con servicios AC)

Día 6: Torre dell'Orso
19/08/2016
El panadero nos trae una riquísima y gran focaccia, que por su tamaño nos servirá de desayuno y cena. 


La focaccia con tomate y queso

Cogemos las bicis y por los caminos de detrás de la área nos vamos a la playa. Recomendados por el personal de la área, primero nos dirigimos a la zona de Roca Vecchia, y pasamos la mañana en una cala y descubriendo sus alrededores (cuevas, las ruinas, una islita con la torre, una zona con un corte recto en la roca...), la zona es muy bonita y el color del agua precioso, pero como ya es costumbre, demasiada gente.


Cala en Roca Vecchia

Corte en medio de las rocas, Roca Vecchia

Retrocediendo hacia la Grotta della Poesia, comemos en la Taverna del Pesce, pescado y marisco fresco que escoges y te cocinan, buenísimo y no es extremadamente caro; también comemos unos platos de pasta con marisco muy ricos. Y ahora sí que paramos en la famosa cueva, repleta de gente bañándose, haciendo fotos... y como no nos gustan las aglomeraciones y ya lo hemos visto seguimos bajando hacia la playa principal de Torre dell'Orso y allí nos damos el último baño del día.


Grotta della Poesia

Recorriendo Torre dell'Orso

Torre dell'Orso

Playa principal de Torre dell'Orso

De vuelta a la autocaravana, pasamos por la zona céntrica del pueblo que ya empieza a estar animada y con paraditas de mercado. Ha sido un día muy relajado y del que hemos disfrutado mucho, así que nuestra reflexión es que en la Puglia, aunque nos pese, quizás es mejor pagar y dejar la autocaravana en una área y así disfrutar de las playas y pueblos sin estrés de coches y de no encontrar sitio. 

Pernocta: 17€ (con servicios AC)

Día 7: Torre dell'Orso - Pescoluse
20/08/2016
Después de recoger todo, nos disponemos a pagar las dos noches en la área, pero no cobran con targeta y no llevamos suficiente efectivo. La área está en la carretera y lejos de cualquier cajero para ir andando, así pues nos dicen que nos vayamos a Melendugno (a menos de 10 minutos en coche) a sacar dinero. Nos sorprende la confianza con la que nos dejan marchar, sin dejar ningún documento ni nada; podríamos habernos ido sin pagar y tan tranquilos (pero no lo hicimos, ¡no seáis mal pensados!). Vamos al pueblo, sacamos dinero y volvemos a pagar, y ahora sí, salimos hacia nuestro siguiente destino. En nuestra posible ruta teníamos marcado ir a Otranto, Cabo Ristola, Porto Badisco y Santa María de Leuca, pero partiendo de nuestra reflexión del día anterior, vamos directos a Porto Badisco. ¡Y otra vez el mismo problema! Todo repleto de coches, no hay sitio para aparcar, agobio... Buscando y dando vueltas, se nos hace la tarde y llegamos a Pescoluse, zona conocida como "Las Maldivas de Salento", vemos un parking mixto con varias AC y furgos (coordenadas39º50'14.0"N 18º15'05.8"E), pero está muy lleno (por la zona hay muchos parkings de pago, de tierra... pero todo lleno); nos alejamos un poco hacia unas calles de casas y encontramos sitio para dejar la AC y así poder ir a la playa un rato. Al llegar a esta nos decepcionamos un poco porque el agua está removida y las aguas cristalinas y los colores azulados que hacen famosa esta zona, no los vemos por ningún lado. Un hombre nos comentar que por las mañanas es cuando el agua está cristalina, tranquila y bonita, y que mejor vayamos muy pronto porque se llena enseguida de gente. Al volver a la AC vemos que el parking (el de las coordenadas), está ya bastante vacío de coches, así que vamos a buscar la AC y aparcamos allí para pasar la noche (durante el día es zona azul de pago).


Parking mixto en Pescoluse
Charlamos un rato con el vecino de la AC de al lado, un italiano de Nápoles, que nos recomiendo que para moverse por esta zona y encontrar sitios como este y poder aparcar, debemos movernos o muy, muy pronto por la mañana (llegar a los sitios antes de las 8) o bien ya tarde (a partir de las 8 o 9 de la noche); agradecemos mucho su consejo e intentaremos aplicarlo para lo que nos queda de viaje, aunque la manera de viajar que nos gusta, a nuestro ritmo, con calma y sin estrés, no se ajusta mucho a esto. Pero en esta zona, o lo haces así o no puedes hacer ni visitar prácticamente nada. Estamos un buen rato charlando con él y su mujer, e incluso nos dan a probar un dulce típico de Puglia que acaban de comprar, cartellate, una masa de hojaldre frita y mojada con miel, licor y especias, ¡muy bueno! Andando vamos hasta la pizzería-restaurante Ikarus, y cenamos unos platos de pasta con marisco muy ricos (platos típicos de la zona). Aprovechamos que dormimos junto a la playa para pasear por ella por la noche y gozar de su tranquilidad y soledad después del bullicio del día.

Día 8: Pescoluse
21/08/2016
Siguiendo los consejos, nos despertamos bien pronto, ponemos el tiquet de zona azul y a las 8h ya estamos en la arena, ¡y ya hay bastante gente! Ahora sí que la playa nos sorprendre: agua cristalina, diferentes tonos de azul, agua muy tranquila y poco profunda, ideal para niños.


Aguas cristalinas en Pescoluse

En las "Maldivas de Salento"
A las 9h de la mañana en la playa de Pescoluse

Pasamos un buen rato en la playa y cuando ya está muy abarrotada nos vamos a la AC a comer y después a tomar un helado en el chiringuito que hay entre el parking y la playa. Después pasamos otro rato más en la playa, esta vez hacia la izquierda.


Playa de Pescoluse

Paseamos por la playa y nos encontramos con una boda. Ya de vuelta a la AC, cenamos y a dormir, que mañana nos despertaremos pronto para no encontrar muchos coches cuando nos desplacemos.

Día 9: Porto Cesareo - Torre Lapillo - Porto Cesareo
22/08/2016
Ponemos rumbo hacia otro destino: Porto Cesareo. Queríamos pasar por Gallipolli y Porto Salvaggio, pero preferimos ir a lo seguro ya que es una zona que nos recomendó nuestro vecino de Nápoles (nos dio un folleto de la zona de Salento y nos marcó las mejores zonas para ir con la AC). Necesitamos servicios para llenar y vaciar, y al llegar a Porto Cesareo vemos una área de pago, entramos y la verdad que no nos defrauda, es el Agri Campeggio Le Radici di Marcelo Raganato, situado en una rotonda a las afueras; es caro, pero es como un camping, está muy bien acondicionado y te llevan a la playa en furgoneta (coordenadas 40º16'12.8"N 17º53'19.9"E). 


Por las calles de Porto Cesareo

Una vez instalados, nos llevan con la furgo a la playa (van haciendo viajes durante el día) y nos dan dos opciones de diferentes zonas, nos decidimos por Torre Lapillo, que está un poco más lejos.




Al medio día nos recogen otra vez, comemos en la AC y después de descansar un rato y dejar que la calor pase un poco, cogemos las bicis y nos vamos hacia Porto Cesareo, paseamos por la zona del puerto, nos tomamos un helado (recordad que los helados italianos están muy buenos), y seguimos paseando por la feria y paradas que hay. Ya casi haciéndose de noche volvemos a la AC, y por poco no nos pilla la lluvia, justo al llegar se pone a llover a cántaros (cómo se ve en las fotos, las nubes ya nos amenazaban...).


Puerto en Porto Cesareo

Pernocta: 30€ (con servicios AC y luz)

Día 10: Porto Cesareo - Punta Prosciutto
23/08/2016
Y otra vez, siguiendo el consejo, nos despertamos pronto, pero antes desayunamos en el camping, que tiene una cafetería/panadería y una terraza muy bonita donde se está muy a gusto. Nos vamos hasta Punta Prosciutto; allí encontramos la área Sosta Camper II Saraceno (coordenadas N40º17'33" E17º45'58"), justo enfrente del mar y con playas a ambos lados (una prácticamente vacía pero donde hace bastante viento y otra repleta de gente). Nos instalamos y nos vamos a bañar, nos quedamos justo enfrente de la área en la zona de rocas ya que no hay casi nadie.


Baño enfrente de la área

La área desde dónde nos bañamos

Punta Prosciutto, enfrente de la área

Después de comer vamos a la zona de playa al norte de la área, no hay casi nadie y la playa es muy bonita, pero hace mucho viento y es un poco molesto.


Punta Prosciutto, al norte de la área

Punta Prosciutto, playa casi vacía al norte de la área

De vuelta a la AC encontramos una higuera en un descampado, vemos gente coger higos así que hacemos lo mismo, ¡están a punto para comer! Después del día de playa nos duchamos y nos vamos a cenar a la Masseria La Porticella (en Avetrana, te llevan y recogen en furgo el personal de la área); cenamos muy bien y muy tranquilos. 

Pernocta: 12€ (con servicios AC)

Día 11: Punta Prosciutto - Candela
24/08/2016
Llegamos prontito a la playa (esta vez al sur de la área, la que está abarrotada y delante del núcelo urbano), pero ya hay mucha gente. Pasamos la mañana en el agua y entretenidos con las paradas rodantes de artículos de playa (es muy curioso porque están hechas con bicis y plataformas y así se van moviendo por la arena).

Playa en Punta Prosciutto, al sur de la área (la área se encuentra en la punta que se ve al fondo)

Y ahora empieza ya nuestro retorno a casa. Queríamos parar en Matera (municipio patrimonio de la UNESCO; en Matera y alrededores hay áreas y parkings para AC), pero nos apetece más parar en Florencia, aunque ya estuvimos hace años. Así que como ya nos hemos dejado muchas cosas por ver por aquí, ya no vendrá de una más. Después de comer empezamos nuestro camino, y nada más coger la autopista ya nos encontramos con la segunda consecuencia de haber circulado por carreteras con tantos socabones: los retrovisores, con la presión que ejerce el aire por la velocidad, se plegan hacia dentro. Paramos y vemos que los tornillos están muy sueltos, los apretamos y seguimos; deducimos que se han aflojado por tantos socabones y vibraciones en la autocaravana. La primera consecuencia fue que, mientras circulábamos por una carretera en mal estado, los topes del interior de unos muebles, saltaron. Seguimos nuestro camino sin tener ningún pequeño percance más y al empezar a anochecer buscamos un lugar para dormir. Salimos de la autopista y paramos en el pueblo de Candela, sin desviarnos de nuestra camino. Damos una vuelta por el pueblo y nos acomodamos en una calle ancha con edificios a un lado (coordenadas 41º08'29.3"N 15º30'57.8"E). Pasamos una noche muy tranquila.

Día 12: Candela - Florencia
25/08/2016
Poco a poco vamos subiendo Italia hasta llegar, después de comer, a Florencia. Dejamos la AC en la área Gelsomino, con servicios AC (cuidado con la entrada, es un poco estrecha pero se pasa bien). Enfrente de la área hay parada de un autobús que te lleva al centro de la ciudad (hasta la estación central de autobuses).


Área AC Gelsomino, Florencia
Una vez en el centro, paseamos con la calma y la mirada de ya haber visitado antes un lugar, descubriendo rincones que se nos escaparon la vez anterior (fue en nuestra ruta por el norte y centro de Italia que hicimos en el 2006 con coche y tienda).


El Baptisterio y la catedral

Catedral de Santa María del Fiore

Detalle de la fantástica fachada de la catedral

Palacio Vecchio, plaza de la Signora

Ponte Vecchio
Desde la galleria Uffizi, cogemos un calle estrecha y encontramos un bonito restaurante, Trattoria Antico Fattore, y aquí nos quedamos a cenar; un lugar recomendable por su comida típica de la zona, su personal, el lugar histórico (aquí acudian a comer artistas de antaño). Damos un último paseo ya con todos los monumentos iluminados, dirigiéndonos a la estación central para coger el autobús de vuelta a la autocaravana.

Pernocta: 15€ (con servicios AC)
Día 13: Florencia - algún lugar cerca de Marsella
26/08/2016
Día de conducción, con calma y sin prisas. Cuando ya estamos por la altura de Marsella buscamos un lugar para dormir, pero como en su momento no apuntamos dónde dormimos este día, ahora no nos acordamos del nombre (fue en un pueblo, buscando con Camper Contact, y sin desviarnos mucho de la autopista).

Día 14: Algún lugar cerca de Marsella - Sant Llorenç Savall
27/08/2016
Y seguimos conduciendo hasta llegar a casa por la tarde, y fin del viaje.

CONSEJOS PARA VISITAR ESTA ZONA EN TEMPORADA ALTA, SEGÚN NUESTRA EXPERIENCIA
- Moveos y buscad sitio para dejar la AC y/o dormir antes de las 8h de la mañana o más tarde de las 20h o 21h.

- Tened en cuenta que las playas están abarrotadas, y sobretodo cuidado con ponerse en la zona de hamacas y sombrillas de pago (ni justo delante ni entre medio aunque haya espacio, pueden hacerte pagar por haberte puesto allí o simplemente haber dejado la toalla allí, hemos leído de casos y por si a caso nosotros fuimos prudentes).

- Id a la playa muy pronto (a las 9h ya está bastante llena). Tened en cuenta que te pasa la gente casi por encima mientras estás tumbado en la toalla, o incluso por encima saltándote (nos ha pasado) y que ponen las toallas junto a la tuya (también nos ha pasado, llegas pronto, te instalas en tu espacio, te bañas, y cuando sales tienes "nuevos amigos" con la toalla pegadita a la tuya, sí, sí, pegada literalmente).

- Llevar moto o bicicleta evita meterse con la AC en todo el follón de vehículos, incluso si encuentras un sitio que estás cómodo y la AC bien aparcada, facilita desplazarte a otras playas, núcleos urbanos...

- Mucha protección solar, hace mucha calor y el sol pica mucho.

- Cuidado con las carreteras, en muchas ocasiones tienen socabones muy grandes, muchas son estrechas y encima, cerca de las playas, con coches aparcados a ambos lados en el arcén, ocupando medio carril.


Estado de la mayoría de carreteras


- Cuidado con los pasos de peatones, los vehículos no suelen parar para dejar pasar a los peatones (nosotros paramos en uno, que además había unos chicos cargados esperando y una pareja con un bebé, y casi los atropella el coche que iba detrás nuestro porque se puso a adelantarnos en el paso de peatones y encima nos gritaba que por qué nos parábamos).

- Aprovechad para comprar pescado y marisco y también para comerlo en restaurantes, los precios son bastante asequibles y está muy rico. Y como no, los platos de pasta, sobretodo son típicos con mariscos y el tipo de pasta orechiette. Si os gusta el dulce, los helados italianos y dulces típicos de la zona (los bocconotti son como unos pastelitos de crema o chocolate y nos encantaron). 

- En muchas áreas aparece el panadero o el frutero con su vehículo, los precios están bastante bien y te lo traen a la puerta de tu casa. También hay muchas paraditas de frutas y hortalizas en las carreteras.

En resumen, un lugar bonito pero muy masificado. También una zona un poco "dejada" de Italia, cuando has visitado el sur entiendes por qué los italianos se quejan tanto de que los recursos económicos van en mayor parte para el norte.

Esperamos que os animéis a descubrir esta zona y que nuestra experiencia os sirva de ayuda.