domingo, 21 de abril de 2013

ISLANDIA 2010

Varias eran las opciones para nuestra luna de miel: Noruega, Sudáfrica o Islandia. Lo que sí teníamos claro era que el viaje sería por nuestra cuenta, como hasta ahora habíamos hecho con nuestra tienda. Pero esta vez, por ser el viaje de novios, no queríamos llevarnos la tienda; estuvimos barajando la posibilidad de hacer Noruega o Islandia en autocaravana, para entonces aún no teníamos la nuestra y el alquiler era demasiado caro, así que opción descartada.  Sudáfrica también quedó descartada, pues coincidía con el mundial de futbol lo que conllevaba demasiada gente y precios más caros Finalmente nos decidimos por Islandia ya que es un país más pequeño que Noruega y en dos semanas nos daba tiempo de recorrerlo con coche. 

Datos del Viaje
Duración: dos semanas (del 27 de junio al 8 de julio 2010)
Gastos aproximados en 2010 (2 adultos):     
                                                       vuelo 1.300€
                                                       coche 1.230€
                                                       hoteles 950€ 
                                                   (hemos comprobado que los precios actuales, para 2016, son bastante más caros)
                                                       comida 450€ 
                                                       (la mayoría de días nos hacíamos bocadillos para comer, para la cena nos quedábamos en el restaurante del hotel o fuera o un pylser en alguna paradita, en algun hotel no entraba el desayuno, así que galletas y zumo)
                                                        otros 250€
                                                        TOTAL 4.180€

Informació del país
Islandia es un país que se encuentra en el extremo noroeste de Europa, cuenta con una área de 103.000 km2 y 331.000 habitantes, la mayor parte de ellos concentrados en Reykjavík, la capital, que cuenta con aproximadamente 120.165 habitantes; para que os hagáis una idea, Sabadell (BCN) cuenta con 207.338 habitantes. La principal carretera del país es la 1 o Ring Road, una carretera que da la vuelta por todo el litoral de la isla con una longitud total de 1339 km. Es un país precioso con mucho contraste de paisajes repleto de bellezas naturales que encuentras como salidas de la nada y apenas sin desviarte de la carretera. La moneda es la corona islandesa (ISK). Para acceder al país con el DNI ya es suficiente. La targeta sanitaria europea cubre Islandia, pero se puede contratar un seguro de viajes para ampliar otro tipo de coberturas.



Ruta

Día 1: Barcelona - Copenhaguen
27/06/2010
Nuestro viaje de novios empieza con un poco de aventura ya que el avión despega desde Barcelona con bastante retraso, así pues llegamos tarde a Copenhaguen y no podemos coger el avión que nos lleva a Islandia. Vamos a reclamar y entonces nos colocan en el primer vuelo del día siguiente y nos acomodan en un hotel para pasar la noche, a dos paradas de metro del aeropuerto (también nos dan el tique del metro, dos neceseres con lo básico y una camiseta enorme que puede hacer de pijama).

Día 2: Copenhaguen - Reykjavik
28/06/2010
A las 7 de la mañana cogemos el vuelo, llegamos a Islandia y... ¡¡SORPRESA!! No sale una de las maletas, reclamamos y nos informan que está en Helsinki... (suerte que es la maleta donde van las botas de montaña y que a los dos días nos la traen al hotel). Cogemos el autobús que nos lleva a Reykjavik. Llegados a la capital, nos dirigimos al Center Hotel Plaza; muy bien ubicado, limpio y cómodo, además con un desayuno buffet muy completo. Dedicamos el día a visitar la ciudad de Reykjavik y a recoger el coche de alquiler (Hyunday Tucson, 4x4, aunque durante el viaje nos dimos cuenta que con un turismo de la clase más baja la gente pasaba por los mismos lugares que nosotros, y por un precio menor). Reykjavik es una ciudad muy tranquila y muy agradable, con una impactante iglesia de cemento. Incluso paseando por las céntricas calles vemos que es costumbre dejar en la calle el carrito con el bebé mientras los padres toman algo dentro de la cafetería. 


Reykjavik, al fondo a la derecha Center hotel Plaza

Reykjavikurtjörn
Hallgrimskirkja
Interior Hallgrimskirkja
Calle Skolavordustigur, con la iglesia al fondo

En el norte de la ciudad hay una zona de costa muy bonita y tranquila para pasear, y a las afueras de la ciudad se encuentra el museo de las sagas. Al lado del museo vimos nuestro primer géiser (eso sí, ¡artificial!).

Géiser artificial, museo de las sagas
Coche alquilado

Día 3: Reykjavik - Hafnarfjördur - Krýsuvik - Blue Lagoon - Reykjavik
29/06/2010
Hacemos una excursión en barco para divisar ballenas, delfines y frailecillos, nos cuesta unos 90€ pero sólo vemos estos animales bastante lejos. 


Excursión en barco
Isla repleta de frailecillos, excursión en barco
Después de este paseo en barco cogemos el coche y recorremos la zona cercana a Reykjavik y la península de Reykjanes. Así pues visitamos el pueblo de Hafnarfjördur y recorremos largas carreteras (más bien caminos de tierra) con un paisaje volcánico espectacular y más teniendo en cuenta que estamos muy cerca de la capital del país y acabamos de salir de una carretera asfaltada de dos carriles (una de las pocas carreteras de todo el país con dos carriles para un mismo sentido). 


Restaurante vikingo en Hafnarfjördur
¡Cuidado con los vikingos!
Carretera a las afueras de la capital
Paisaje volcánico, afueras de Reykjavik

Llegamos a Krýsuvík, una zona geotermal repleta de pozas burbujeantes y humeantes de azufre. El lugar es increíble y hay un contraste de color en el paisaje impresionante. Eso sí, huele bastante mal (todo el mundo dice que algo así como a huevos podridos, pero es soportable). 


Poza en Krýsuvik
Detalle de una poza burbujeante
Seguimos hacia la Blue Lagoon, pasando por los campos de lava de la península de Reykjanes. Entre esta zona de lava, se encuentra el lugar de relax de los islandeses, Blue Lagoon, unas piscinas termales naturales, donde te bañas y relajas bien calentito en comparación a la baja temperatura del exterior (precio entrada básica en 2016: 40€ por persona, llevar toalla). ¡Recomendamos no perderse una paradita en Blue Lagoon! 


Campos de lava, península Reykjanes
Carretera que cruza los campos de lava
Blue Lagoon
Tomando un baño en Blue Lagoon

Después de un día intenso y de salir bien relajados de la laguna, volvemos al hotel y salimos a cenar estupendamente en un restaurante situado en lo que sería la plaza mayor de Reykjavik, Austurvöllur (no recordamos el nombre del restaurante, pero es tipo tradicional, de madera). Cenamos las dos sopas más típicas (de pescado y de carne) y de segundo bacalao y ballena, ¡buenísimo! Aprovechamos la luz solar para dar un paseo por las bonitas calles que se encuentran detrás del hotel.

Día 4: Reykjavik - Kirkjubaejarklaustur
30/06/2010
Dejamos el hotel de Reykjavik y empezamos la ruta alrededor de la isla. Pasamos por el parque nacional Thingvellir y seguimos hacia Geysir, lugar donde está el espectacular géiser, un surtidor de aguas termales que cada pocos minutos "escupe" agua ardiendo. Ver fotos del lugar es impresionante, pero ver en directo este espectáculo natural te deja sin palabras. También hay otra atracción: ver como otros turistas acaban chorreando de agua por no haberse fijado hacia donde va el viento y por lo tanto, no predecir donde caerá el agua (¡vigilar que no os pase, porque no creo que sea muy agradable ir mojado con ese fresquito!).


Géiser
¡Peligro! El agua está muy caliente
Géiser
Alrededor del géiser

Después vamos hacia Gullfoss, unas cataratas enormes donde puedes acercarte bastante y sentir la fuerza del agua, un lugar precioso.


Gullfoss

Seguimos hacia Seljalandfoss, una cascada de cuento de hadas, se puede pasar por detrás. 


Seljalandfoss
Seljalandfoss
Seljalandfoss

Más adelante empezamos a encontrarnos con tramos de la carretera principal un poco dañados por la famosa erupción del volcán Eyjafjallajökull que había tenido lugar pocos meses antes. Paramos en la cascada Skógafoss, también muy bonita, y después nos metemos por unos caminos solitarios que se adentran dirección al glaciar Mýrdalsjökull. 


Skógafoss

Seguimos hacia Dyrhólaey y subimos al faro desde donde hay unas vistas muy bonitas de la playa y de la formación rocosa agujereada, pero hacía un viento muy fuerte que abrió de golpe la puerta del coche y desde ese día hacía un ruido extraño al abrirse... 


Dyrhólaey

Finalmente llegamos al hotel Klaustur de Icelandair, situado en Kirkjubaejarklaustur, un buen hotel.

Hotel Klaustur

Día 5: Kirkjubaejarklaustur - Höfn
01/07/2010
Nos dirigimos hacia el glaciar más grande de Europa, Vatnajökull; desde la carretera vamos viendo ya alguna lengua. Paramos para ver de cerca una de estas, en la carretera hay un desvío que lleva al aparcamiento desde el cual llegas a la lengua en un pequeño paseo. Delante de la lengua hay un lago que recoge el deshielo del glaciar, cuya orilla está repleta de trozos de hielo. 


Lengua glaciar Vatnajökull
Llegando a la lengua
Lengua del glaciar
Trozo de hielo en la orilla del lago
Lengua Vatnajökull

La siguiente parada es Jökulsárlón, el turístico lago con icebergs a los pies de otra lengua; durante el trayecto hace un viento de miedo, incluso vemos al lado de la carretera una autocaravana tumbada y destrozada. Poco antes de llegar al punto turístico, nos desviamos de la carretera por un camino que encontramos, camino que nos lleva delante de una espectacular y enorme lengua del glaciar con un lago repleto de icebergs, Fjallsárlón. Este espectacular paisaje nos deja impresionados, además no hay absolutamente nadie. 
Fjallsárlón
Icebergs en Fjallsárlón
Fjallsárlón
Fjallsárlón con la lengua del glaciar al fondo

A continuación llegamos a Jökulsárlón, muy bonito también pero nos quedamos con el anterior lago. Llegamos al hotel Nesjum, de la cadena Edda, en Höfn. Esta cadena de hoteles es bastante barata, la mayoría ofrecen habitaciones con el baño compartido pero también disponen de habitaciones con baño propio. Las habitaciones no tienen ningún lujo, pero las camas son muy cómodas, no hace nada de frío, está todo muy limpio y el baño se comparte con pocas habitaciones (al menos en los que estuvimos nosotros), eso sí, algunos no tenían cortinas oscurecedoras, aunque al final te acostumbras a dormir prácticamente toda la noche con bastante luz. Los restaurantes de estos hoteles están muy pero que muy bien (precios en el 2010 de una cena sobre los 60€ dos personas, muy buena calidad y presentación).

Orilla de la playa con grandes trozos de hielo
Haciendo los bocadillos para el día siguiente

Día 6: Höfn - Eidar
02/07/2010
Hoy recorremos toda la zona del este, en algunos momentos se hace largo ya que tiene muchos fiordos y la carretera va entrando y saliendo, aunque el paisaje es muy bonito no los recorremos todos y seguimos la carretera 1 hacia el interior. Pasado el pueblo de Fljótsdalshérad, nos desviamos por la carretera 931 siguiendo el lago hasta llegar a una casa-restaurante de esas típicas con hierba en el tejado. Al volver hacia atrás vemos un aparcamiento que indica un sendero a la cascada Hengifoss y decidimos verla; pero así como la mayoría de cosas vistas hasta el momento estaban a pie de carretera, esta cascada está a casi 3 km del aparcamiento por un sendero que va subiendo suavemente. Por el camino vas siguiendo el curso del río y vas encontrando varios saltos de agua, gozando también de una vista sobre el lago. Una vez llegamos a la cascada encontramos como un tubo de plástico que sobresale de las rocas, por curiosidad lo abrimos y dentro encontramos como un "libro de visitas". La cascada es muy alta y es muy interesante la formación geológica de basalto que hay alrededor; en definitiva una excursión muy chula. 


Hengifoss
Volvemos hacia atrás y al llegar otra vez a Fljótsdalshérad decidimos ir a visitar Seydisfjördur, un pueblo en el fiordo del mismo nombre. Encontramos mucha niebla en la carretera, que es muy estrecha y un buen trozo pasa como entremedio de lagos; en mitad de la carretera paramos para ver una bonita cascada. Llegamos a Seydisfjördur y damos una vuelta por el bonito pueblo. 


Seydisfjördur

Volvemos por donde vinimos, esta vez sin tanta niebla, y seguimos hasta Eidar, donde pasamos la noche en el hotel de la cadena Edda. Es un hotel en un edifico viejo, parece como una residencia de estudiantes, es más, creemos que lo es ya que en algún lugar por Internet habíamos leído que algunos de los hoteles de esta cadena durante el curso escolar son este tipo de residencias (en 2016 algunos de estos hoteles parecen estar cerrados ya que no se encuentran en la web www.hoteledda.is). Aún así, y la sencillez del lugar, dormimos muy bien y cenamos de maravilla en su restaurante, cordero y ballena.

Día 7: Eidar - Dalvik
03/07/2010
Seguimos la carretera 1, desviándonos más adelante hacia la cascada Dettifoss, espectacular, muy ancha y con mucha fuerza, ¡nos deja con la boca abierta! 

Dettifoss
Luego vamos hacia la zona del lago Myvatn, pasando antes por zonas geotérmicas como el volcán Víti, con su lago turquesa en el cráter, y seguidamente por Námaskard, otra increíble zona de pozas. 

Cráter volcán Viti
Vistas desde el volcán Viti
Námaskard desde el aparcamiento
Poza en Námaskard
Pozas y pequeños cráteres humeantes, Námaskard
Llegamos a la zona del lago Myvatn, donde visitamos la Grotte Grjotagja (una grieta en la tierra, donde en algunos puntos se puede acceder debajo donde hay "piscinas" con agua a unos 60º que por si a caso no tocamos, aunque sabemos que en algunas de ellas los locales toman baños). Una de estas "piscinas" interiores sirve de escenario en la serie Game of Thrones (escena de amor entre Jon Snow e Ygritte), así como otros lugares de Islandia, que también es escenario de la película The secret life of Walter Mitty.

Interior Grotte Grjotagia
Grotte Grjotagia, exterior
Grotte Grjotagia
Visitamos también las curiosas formaciones de roca volcánica Dimmu Borgir (con el mismo nombre que el grupo musical de black metal) y damos algun paseo por la zona del lago, repleto de pequeños volcanes cubiertos de una verde vegetación. 

Entrada a Dimmu Borgir
Dimmu Borgir

Vamos hacia Dalvík (al norte de Akureyri) donde dormimos en el Fosshotel. Cerca del hotel hay una gasolinera que, como la mayoría, ofrece comida rápida tipo frankfurts (pylser), muy buenos, también hay una pizzeria aunque cierra muy pronto.

Día 8: Dalvik - Akureyri - Dalvik
04/07/2010
Aprovechamos el día para ir a Akureyri donde, además de dar un paseo, aprovechamos un regalo que nos hicieron en la compañía de alquiler de coche para avistar ballenas, gratuitamente (nos dieron el vale porque habíamos alquilado un Suzuki Jimmy, que no tenían, y nos diero un Hyundai Tucson). En el momento de canjear el vale tenemos algún problemilla ya que la chica no nos lo quiere aceptar, llama a la compañía de alquiler de coche para confirmar que nos dieron el vale, llama a su jefe, y finalmente nos saca los dos viajes (que valían 90€). Nos subimos en el barco velero de madera, nos vestimos con el vestuario impermeable y de abrigo que nos dejan y empieza el viaje. Hay un poco de mala mar y el barco se mueve mucho, así que aconsejamos, por experiencia propia, que aquellas personas que se marean no hagan esta actividad. Vemos muchos delfines nadando casi tocando el barco y a lo lejos el lomo de un par de ballenas y su cola metiéndose otra vez en el agua. A la vuelta ofrecen chocolate caliente y las típicas "cinnamon rolls". 


Barco para avistar ballenas, Akureyri
Traje para el viaje en barco
Delfines
Delfines

Al desembarcar, comemos en el restaurante Soljdelldin que hay al lado del muelle, ¡buenísimo! Después visitamos Laufás, un conjunto de casas típicas que se pueden visitar algunas por dentro (aunque cuando llegamos están cerradas). 

Laufàs
Laufás
A la vuelta paramos para hacer una foto a una señal de tráfico que nos llama la atención, aunque tenemos que ir rápido porque al bajar del coche unos pájaros descienden en picado hacia nosotros, desviándose otra vez hacia arriba antes de tocarnos, cosa que da muy mal rollo. Llegamos a Dalvík para pasar la segunda noche en el mismo hotel y damos un paseo.

Señal de tráfico
Pescado secándose en Dalvik

Día 9: Dalvik - Budardalur
05/07/2010
Cogemos la carretera desde Dalvík dirección norte, pasando por un túnel con un solo carril para ambas direcciones. Nuestro objetivo hoy es avistar focas, guiados por un mapa de la zona norte (Nordurland) donde aparecen marcadas las zonas donde se las puede ver.

Así queda el coche después de la búsqueda de focas
Comiendo en el coche comida preparada de un supermercado, hacía tanto viento que tuvimos que comer dentro
Por la tarde ya estamos un poco decepcionados ya que no hemos visto focas, pero nos dirigimos a nuestra última opción: pasado Blönduós, nos desviamos de la carretera 1 para coger la 711. Paramos para ver la curiosa formación rocosa Hvítserkur, al lado de una zona donde marca focas en nuestro mapa. Cogemos un sendero que sale del aparcamiento y llegamos como a una playa y... ¡sorpresa! En la orilla contraria, vemos montones de focas tumbadas, ¡por fin! Al acercarnos, algunas focas atrevidas se meten en el agua y desde la otra orilla se acercan a la orilla donde estamos nosotros y empiezan a jugar entre ellas, metiéndose en el agua, mirándonos... ¡Pasamos un rato y hacemos muchas fotos a estos simpáticos animales! 


Hvitserkur
Focas en la orilla
Foca que se acerca a observarnos
Foca observándonos, focas al fondo en la otra orilla

Al cabo de un rato empieza a llegar más gente y nosotros, satisfechos, seguimos nuestro camino hasta llegar al hotel Laugar Saelingsdal, también de la cadena Edda, en Budardalur. Cenamos muy bien en el restaurante del hotel.

Día 10: Budardalur - Snaefellsbaer -  Budardalur
06/07/2010
Hoy toca visita a Eriksstadir, la casa de Éric el Rojo. Es una granja vikinga recreada en el lugar donde se encontraron las ruinas de una granja de esa época; entrar en la casa vale sobre unos 6€ por persona (en 2010) y una vez dentro te transportas perfectamente a la era vikinga, ¡es magnífica! Además hay una guía, vestida acorde con esa época, que está dispuesta a explicarte toda la información que desees.

Eiriksstadir, escultura de Éric el Rojo y casa al fondo
Interior de la casa
Interior de la casa
Interior de la casa, ¡qué calentito!
Interior de la casa
Saliendo de la casa

Después, nos dedicamos a recorrer un poco con el coche la zona oeste y vamos a Snaefellsjökull, el glaciar donde se encuentra Snaefell, famoso volcán por donde Jules Verne hizo entrar a sus aventureros al interior de la Tierra, en la obra "Viaje al centro de la Tierra". En las afueras del pueblo Snaefellsbaer y Ólafsvik, donde comemos muy bien en un restaurante-hotel en la carretera principal que atraviesa el pueblo, cogemos un camino de tierra que nos lleva al glaciar (carretera F570). Paramos en un aparcamiento, donde hay una señal que marca actividades con moto de nieve, seguimos andando un camino que se adentra hasta encontrarnos de pleno encima de la nieve, despareciendo el camino debajo de esta. Avanzamos un poco pero hay mucha niebla, así que, rodeados de nieve, en pleno julio, y sin nada para orientarnos, decidimos dar media vuelta. 


Camino en Snaefellsjökull
Moto de nieve
Snaefellsjökull
Seguimos el camino de tierra y enseguida tenemos unas vistas muy bonitas. Volvemos al hotel de Budardalur para, con mucha pena, pasar nuestra última noche en Islandia.

Vistas descendiendo Snaefellsjökull
Vistas
Final de la carretera F570

Día 11: Budardalur - Reykjavik
07/07/2010
Volvemos hacia Reykjavik y de camino encontramos una zona humeante, paramos y vemos como un riachuelo con agua casi hirviendo. 


Riachuelo de agua hirviendo

En este punto, al lado de la carretera y sin nadie en las cercanías, había un puesto de madera lleno de bolsas de tomate y una cajita para dejar el dinero; en Spain se llevarían hasta el puesto... Llegamos a Reykjavik y dejamos el coche en la agencia, donde muy amablemente nos acercan hasta el centro (seguramente aprovechando para comprobar que devolvemos el coche perfecto). Allí, con las maletas, damos alguna vuelta y compramos los últimos recuerdos. Cansados de cargarlas nos dirigimos a la estación de autobuses, donde comemos y esperamos un par de horas al autobús que nos llevará al aeropuerto. Una vez allí, cenamos con tranquilidad y esperamos que nuestro vuelo salga a la 1:00 de la madrugada. 

Día 12: Reykjavik - Barcelona
08/07/2010
Siendo ya día 8 de julio, embarcamos en el avión y, prácticamente sin que se haga de noche, llegamos a Copenhaguen donde esperamos el siguiente vuelo tomando un café; finalmente llegamos a Barcelona a las 10 de la mañana, cansados pero ¡enamorados de Islandia y con ganas de volver!

Aeropuerto Keflavik, Islandia, justo antes de embarca (el cielo de la noche islandesa)
Y se acabó el viaje

No hay comentarios:

Publicar un comentario